Ir a página principal
Glosario
Movimientos de la Tierra

La Tierra está formada por tres capas concéntricas. La del centro se conoce como núcleo; en torno al núcleo se encuentra el manto, y a su vez el manto está cubierto por la corteza. La corteza es muy variable en grosor y se encuentra dividida en varias placas, como un cascarón de huevo agrietado. Hay seis grandes placas y seis más pequeñas, así como fragmentos de menor tamaño. Algunas placas son partes de continentes, como Eurasia, África y América; otras están bajo las aguas de los océanos.

En el manto se encuentra material rocoso fundido, conocido como magma, el cual fluye en corrientes, produciéndose una especie de plataforma sobre la cual 'flotan' las placas de la Tierra, o placas tectónicas, que se mueven sobre la superficie del planeta muy lentamente. Estas corrientes, conocidas como corrientes de convección, se producen por diferencias de temperatura entre los limites superior e inferior del manto. Cuando el magma del limite superior se enfría, aumenta su densidad y se hunde, haciendo ascender el magma más caliente del limite inferior formando corrientes circulares.

Las orillas de las placas se llaman márgenes. Algunas placas tienen un margen donde se forma corteza y otro donde es devuelta al manto; otras placas tienen márgenes inactivos. Cuando una placa se mueve con respecto a la otra produce fallas de transformación ocasionando fenómenos en la superficie, como los terremotos.

Un ejemplo para explicar la formación de corteza se da en el océano Atlántico, donde hay una gran cadena montañosa submarina con gran actividad volcánica, por donde fluye magma, que, en contacto con el agua de mar, se enfría y forma roca sólida que va a hacer parte de la nueva corteza. Por esta razón se dice que este océano se esta extendiendo.

Si se creara corteza nueva, pero permaneciera intacta la corteza vieja, entonces la Tierra crecería. Esto no sucede porque a lo largo de los márgenes destructivos la corteza oceánica está siendo destruida. Cuando choca una placa continental con una placa oceánica, alguna de las dos se destruye. La corteza oceánica, al ser más densa que la corteza continental, se hunde por debajo de ésta, pero este choque causa un levantamiento y un agrietamiento en el margen del continente, produciéndose una cadena montañosa con numerosos volcanes formados en esas grietas, como ocurre en la cordillera de los Andes.

Los volcanes no son más que montañas con un orificio llamado cráter, a través del cual puede suceder una erupción, es decir, una expulsión violenta de material proveniente del manto. Los movimientos de la corteza a través de miles de años han sido los causantes de la formación de los accidentes geográficos, es decir, de las desigualdades del relieve, como las montañas.

Los terremotos son movimientos repentinos y fuertes de parte de la corteza terrestre que se producen en las zonas de choque de placas y en las fallas, y en general tienen efectos destructivos. Estos terremotos están generalmente asociados a la actividad volcánica. Son una fuerte propagación de energía en la corteza en forma de ondas, producidas cuando las rocas que se encuentran en ella, al no soportar las presiones a las que están sometidas, se rompen súbitamente, por causa del movimiento de las placas.

Ir a página del Ideam Ir a glosario  
Anterior
Siguiente